Cruz Azul venció a Santos en la ida 1-0, el domingo se decide al campeón en el Estadio Azteca

Cruz Azul acaricia el campeonato


Por Staff Lo de Hoy el 27/05/2021 - 23:14

La Máquina del Cruz Azul venció 1-0 a Santos Laguna, en duelo correspondiente a la Final de ida de la Liga MX, que se disputó en el Estadio TSM de Torreón, Coahuila.

Con esta mínima ventaja los celestes llegarán al Estadio Azteca el próximo domingo para recibir al Santos y definir al campeón de la Liga MX del Torneo Guard1anes 2021.

La Máquina de la Cruz Azul está a un paso de romper la maldición de llegar a finales y no coronarse. La noche de este jueves comenzó a afianzarse la ilusión al derrotar por la mínima diferencia a Los Santos Laguna.

La afición que estuvo presente en el estadio Corona explotó con su grito de gol hasta el minuto 70, cuando Luis Francisco Romo entre rebotes, rechaces y cuando parecía que perdía el balón, la dividió, la peleó y de media vuelta mando su disparo las redes defendidas por Acevedo.

En un partido táctico, un juego cerrado donde ambos conjuntos abrieron espacios y buscaron hacerle daño al rival, aunque ninguno conectó en la primera parte del encuentro.

Matheus Doria mantuvo vivo a los Guerreros, con un par de intervenciones defensivas.

Carlos Acevedo también ahogó el grito de festejo celeste, al volar para sacar un disparo de chilena del mismo "Cabecita".

El partido de vuelta de la final se disputará el próximo domingo.

Puedes leer: Nuevas reglas en la Liga MX

 

Pablo Montero se equivoca al entonar el Himno Nacional

El cantante Pablo Montero se equivocó durante la entonación del Himno Nacional, en la ceremonia previa a la final del Guardianes 2021, entre Santos y Cruz Azul.

El oriundo de Torreón y aficionado de los Guerreros confundió algunas palabras, pronto los aficionados en el estadio Corona, los jugadores en fila sobre la cancha lagunera y –por supuesto– en las redes sociales notaron el error. 

En lugar de cantar "Que en el Cielo tu eterno destino, por el dedo de Dios se escribió", Montero entonó: "que en el dedo, tu eterno destino, nos coloca a lidiar con valor", palabras que sí existen, pero hasta el último estribillo de lo escrito por Francisco González Bocanegra.

Posteriormente, el charro se comió un "que" antes de "el Cielo un soldado en cada hijo te dio". Antes de terminar, nervioso, convirtió "Al sonoro rugir del cañón", en "Al sonoro rugir y el cañón".

*JR